domingo, 11 de agosto de 2013

CARLOS RODRÍGUEZ: OTRA VÍCTIMA MAS POR LOS FLAGELOS DEL SISTEMA

Domingo 18 de noviembre de 2012

Carlos era trabajador callejero, como tantos argentinos que buscan ganarse la vida de alguna manera, a costa de sortear su destino a manos de aquellos que corrompen la integridad social y son  funcionales a las estructuras del poder. Uno de los flagelos mas representativos de los tiempos que corren dejó en el camino a una familia destruida.

Por Emanuel N. Soverchia

Carlos (20) residía en Cañada de Gómez, pero últimamente frecuentaba la ciudad de Rosario por trabajo y familiares;  se desempeñaba como vendedor ambulante en la peatonal y las colectividades de la mencionada localidad; muchas veces era acompañado por su padre Ricardo (47) que hoy en día no puede trabajar por razones de salud; él como tantos otros cañadenses tomó la decisión de realizar sus labor en otra ciudad puesto que la suya no prometía una salida. Jamás imaginó que su adicción lo llevaría a terminar con su vida tan prematuramente.

La madrugada de la tragedia el joven culmina su jornada laboral y se prepara para tomar el urbano acompañado por un amigo con rumbo al sitio (Barrio rosarino de La Tablada) en busca de una dosis para consumir; en el lugar lo reciben con un disparo de arma de fuego que impacta en su tórax y  cae al suelo produciéndose su muerte.

“Yo no voy a negar que mi hijo sufría de adicción a las drogas, pero no  tenía antecedentes penales como se dijo en otros medios” – comenta a El Informe, con los ojos humedecidos por las lágrimas, Eva (37) madre de Carlos.
“Solo cuenta con una denuncia de una fuga de hogar y una pelea callejera” – continua Eva.

Cerca de la  hora 2 de la madrugada se produjo el hecho y el cuerpo del chico yacía en la calle, al cual le habían robado las zapatillas y la ropa. Media hora más tarde, los padres reciben un llamado avisándoles sobre lo ocurrido y desde ese momento comenzaron a buscarlo.  Concurrieron al Hospital Clemente Álvarez de Rosario y los derivaron a la Seccional 16 donde se le comunicó la desventurada noticia. Ricardo debió reconocer a su hijo en la morgue.

“Quiero dejar en claro que hay deambulando una foto en un periódico que muestra a un chico abatido en el suelo, lo afirmo por su vestimenta, ese chico no era Carlos”. Argumenta Ricardo a nuestro periódico.

“No contábamos siquiera con dinero para poder traerlo a Cañada de Gómez, las autoridades nos aportaron su ayuda” comenta Eva.

“Pido a toda la sociedad cañadense que por favor tomemos conciencia en conjunto para que esto que me pasó a mi no vuelva a ocurrir, que no haya otro Carlos en nuestra ciudad”


 La causa está en tribunales a disposición de la justicia rosarina, Carlos fue velado en la ciudad donde pasó sus últimos días; acompañado por muchísima gente que lo quería: compañeros, amigos y familiares. Era padre de un niñita de 1 año y un trabajador común; su muerte es otra huella en la memoria de la opinión pública para comenzar a tomar conciencia y proteger a nuestros hijos de uno de los más duros flagelos del Sistema Social.

Fuente: Periódico El Informe de la Ciudad - Cañada de Gómez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario... bienvenido a nuestro sitio... te esperemos pronto... y seguimos en contacto.

INVESTIGACIÓN DESTACADA

SPECCLER LLC: LA EMPRESA OFFSHORE DE LA INTENDENTA "K" DE CAÑADA DE GÓMEZ

Se creó en febrero de 2010 en Miami - Florida, Estados Unidos; la compañía fue dirigida por la intendenta de la Municipalidad de Cañada de ...

Una Foto y Un Mensaje

Una Foto y Un Mensaje
Para que recorra el mundo...

VIVIANA PELLIZA - MANDATARIA NACIONAL