domingo, 11 de agosto de 2013

ZONA NORTE: NUEVOS RECLAMOS DE VECINOS

Domingo 17 de febrero  de 2013

Sobre intersección de calles Rojas y Avellaneda se erige un barrio en crecimiento; precisamente dos manzanas lo conforman, limitan con ruta 9 al sur y al norte con zonas rurales, donde hace más de 4 años que estos cañadenses sufren  desventuradas inundaciones.

Por Emanuel N. Soverchia

Tras el último período de intensas lluvias y luego de ver en los medios a la Intendenta municipal Stella Maris clerici argumentando que la presa recientemente construida durante su gestión, dio buenos resultados y ésta resistió el desborde del agua; y como consecuencia de inundados y muertos; se merece un análisis un poco mas profundo acerca del funcionamiento de los recursos para terminar con las inundaciones en Cañada de Gómez.
La funcionaria recorrió los medios locales tomando responsabilidad gubernamental con respecto a las últimas lluvias frondosas que se dieron en todo el sur santafesino, diezmando también a nuestra ciudad; en los cuales se la vió diciendo que la presa fue un éxito y al pasar los minutos informaba cuantos metros le faltaba para desbordarse; lo difícil de entender es que aún quedan cicatrices de la gran inundación del año 2000 que dejó saldos de enormes perdidas materiales y  varios muertos; y especular con que faltan solo metros para que el agua trasvasa la presa deja mucho al descontento ciudadano. Algunos vecinos del sur de la ciudad se inundaron y sufrieron  otra vez perdidas materiales y regresiones del horror de aquel trágico noviembre; otros aunque no inundados esta vez, elevaron sus pertenencias unas sobre otras por temor a perderlas de nuevo; el agua en otros sectores llegó a los bordes de las entradas de las casas y aquellos que se llevaron la peor parte se encontraron con sus hogares otra vez inundados.  Hay que destacar que no hace falta que entre un metro o más de agua en las casas para decir: INUNDADOS; 10 centímetros de agua barrosa es suficiente para destrozar muebles y estructuras edilicias, además de traer consecuencias insalubres y alimañas. No olvidemos lo ocurrido en las inmediaciones del Club Newels Old Boys que fue una desgracia con suerte: ¿si el agua acumulada no se detenía allí cual sería el destino de la misma? Pero para no caer en falsos argumentos entrevistamos a un vecino del Norte de la ciudad, también inundada en aquellos días:
 
“Tuve que elevar la estructura de la construcción de mi casa al edificarla porque era zona de inundaciones” -  argumenta Hérnan al El Informe.
Continúa: - “... Esta ultima vez y el año pasado que llovió fuertemente,  entró en mi casa 10 centímetros de agua y en el patio medio metro, a algunos vecinos aun más”

Desde avenida Santa Fe hasta Echeverría por calle Carlos Gardel corría aproximadamente medio metro de agua en media hora de lluvia.

“Tuve que levantar mis muebles para que no se arruinaran y esperar a ver que destinaba el agua; a mi vecino le tumbo el tapial por la fuerza de la corriente” - prosigue Hérnan.

Los días de lluvias sobre esa zona se desata un desastre del transito, puesto que los litros que se acumulan por la gran masa de agua que cae tiende a formar un “arroyito espontáneo” que busca desembocar en el Arroyo Cañada de Gómez y encuentra un salida por calle Alem; que se inunda abruptamente y de manera consecutiva. Los vecinos del Norte cañandense elevaron sus reclamos al municipio  y no recibieron respuestas favorables, así insistiendo con sus reivindicaciones durante 5 años hasta que se decidió construir un canal que surcaba un baldío y que transitaba hasta calle Alem solucionado provisoriamente el problema. Tiempo después el canal no era lícito y tras un abandono de mantenimiento este se fue tapando.

“Yo tenía unos postes de alumbrado en el jardín de mi casa (Rojas y Avellaneda) y horas más tarde los encontré en el Parque Municipal”-  nos comenta Hernán con indignación.

“…También el mejorado de calle Rojas fue a parar al Parque, el agua se llevó todo”  - sigue. 

Problemática ésta que se da en toda la periferia de nuestra ciudad y que no son solucionadas porque todo pasa.

“Entendemos que la naturaleza actúa de improvisto pero por lo menos exigimos cierta autocrítica por parte del municipio, voluntad de actuar… no pueden esperar a las tragedias para comenzar a trabajar”. Opina Hernán

Cuando el agua baja y se secan las calles todo vuelve a la normalidad y así seguimos viviendo los cañadenses: los funcionarios tiran el polvo bajo la alfombra que cubren los baches. Generando un sistema de conformismo y eso se percibe en el ánimo de los ciudadanos. Es hora de comenzar a trabajar en serio y que dejemos de naturalizar éstas negligencias por parte de aquellos que elegimos para que nos representen. la Presa ésta, pero Cañada se sigue inundando.

Fuente: Periódico El Informe de la Ciudad - Cañada de Gómez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario... bienvenido a nuestro sitio... te esperemos pronto... y seguimos en contacto.

INVESTIGACIÓN DESTACADA

SPECCLER LLC: LA EMPRESA OFFSHORE DE LA INTENDENTA "K" DE CAÑADA DE GÓMEZ

Se creó en febrero de 2010 en Miami - Florida, Estados Unidos; la compañía fue dirigida por la intendenta de la Municipalidad de Cañada de ...

Una Foto y Un Mensaje

Una Foto y Un Mensaje
Para que recorra el mundo...

VIVIANA PELLIZA - MANDATARIA NACIONAL