martes, 22 de septiembre de 2015

LA REVOLUCIÓN DESDE LA CAMA - SEMBLANZA A TATO GARABATO

LA REVOLUCIÓN DESDE LA CAMA
SEMBLANZA A TATO GARABATO

Por Emanuel N. Soverchia

Tato fue un grande, y el domingo se fue de gira… de ronda y solfeos, riffs y notas adiestradas. Tenía la pelada de los grandes: como músico era Luca Prodan; como artista era Alberto Olmedo; como poeta era Girondo y por momentos Neruda respirando hondo; como político irónico era Tato Bores; como actor nos hacía reír y llorar, un Luis Sandrini; como Luthier era Marcos Mundstock, como  inventor era Da Vinci; como dije tenía la pelada de los grandes, la palabra de justos, la voz de cantan.
Garabato fue todo eso y algo más… ese más que nadie podía describir más que otro más… Tato era un mito, era cañadense, el Punto G de los políticos de turno; era el hijo de Elder.
Amante de los niños, odiante de las cadenas nacionales; bondadoso, humano y serenamente un rebelde. Era el agua de todos los aceites; el hijo de todas la madres, el padre de todos los ángeles; el amigo de todos los seres. Los aplausos en el Verdi, la sinfonía más amada, el Hogar con sonrisas enmarcadas.
Su templanza nos conectaba con el mundo de los artistas, nos daba las riendas de todos los corceles; su mirada, ah! Su mirada… simplemente la transparencia de la humildad en la oscuridad de los ojos; su brillito de Garabato en su José Fernández de nostálgicos. Dos micrófonos, dos entradas… las noticias, las carcajadas. Garabatos de justicia a cara lavada; contra herejes y malvadas. Enemigo de la hipocresía, de los “No Poseo” y las Toyotas 2011; era sinónimo de la palabra amigo. No te aflijas, no es la lluvia, son las lágrimas de los que están con él riendo a carcajadas.
Nació en su septiembre nuevo; en su seis del día; armó castillos de cristal, dialogó con los sabios, tocó música con los gigantes; fue liliputiense en la bahía de sus parpados; montó su potrillo de Quijote, y acarreó a los sanchos con alma. Galopando por los techos en la antena anudada despojó de miedo a los que callan. Los Murciélagos, las garrafas descorchadas, los instrumentos de madrugada, los besos en las ramblas, “Desafinando tus oídos”, silbando con papeles los canarios; el pelado y el peludo; en la terraza las ranas. CristiNets, la cinta de enmascarar y la luz semiapagada.
Tato Garabato creó la humanidad entre los necios; abrió esperanzas entre los ciegos; dibujó albores entre los infantes; abrió la garganta con cansancios en la noche para entonarlos de mañana, sacudió a los suelos de los poderosos; mientras todos los hipócritas se convertían en revolucionarios en los cafetines de la cuadra, el maestro hizo la revolución de pie y también desde la cama.
Fue impune con los “Impunes”, fue el guía de los “Gabis”, fue la magia del “Tío WhatsApp”; el esplendor de la “Diapasónica”; la primavera de la canciones más sentidas; fue sorpresa en Pandora Box. Es su saxo, el xilofón, la guitarra y violín, los celestines, el acordeón es la nota más perfecta, pues, SI LA CLAVE DE SOL Y LA RE DO… ¡FA!, es el viento, la brisa y la tempestad. Es la calma, la acción, la inquietud. Es Tato Garabato, ¿quién va a ser si no? De las doce, el más maestro de todos los docentes. El maestro de la vida. “Humo sobre el agua”
Es la mañana del buen día, es la nube de todos los firmamentos; es la espada de cables chuecos, de cobres desconectados, de Alegranzas y Tristezas; de puteadas y poesía; su Independiente, “el Rojo”, el club de sus amores. Es Tato Garabato; sí, ¿quién va a ser si no? Es aquel que va allá, ¿lo ves?, sí allá, entre los niños, con su crisol de cuentos y Buscaglias; con sus muletas como alas.
Quien va a ser sino… “¿Qué haces Pibe… todo bien? enchufá los micrófonos que ahora salimos al aire… le entramos a Pandora
Es Tato; “Te lo digo yo… Post Data”.
A pesar de no poder verlo sobre el suelo, siempre canta eternamente cuando oigamos en el buche de las aves, Garabato hecho trinos.

SUELTA DE GLOBOS, MÚSICAS Y ANECDOTAS

Su nombre verdadero es José Francisco Fernández, pero el adoptó Tato Garabato como su apodo definitivo; saxofonista y tecladista de la legendaria banda de rock local Punto G; docente, amante de la obra Oliverio Girondo y como él mismo se define Luthier del Desuso. El pasado domingo 16 de agosto falleció a causa de una enfermedad contra la que luchó durante más de 20 años. Sus familiares, amigos, y todos sus seres queridos, lo despidieron como él hubiese querido: con alegría, festejos, y por supuesto música. El acto fue muy emotivo donde las lágrimas de alegría y nostalgia se confundían con las sonrisas detrás de cada anécdota contada. Se tocaron canciones, se escucharon obras compuestas por Tato y con palabras alusivas en su honor se realizó el Homenaje. Todos los presentes tocaron Celestines, un instrumento que el mismo Garabato creó con sus propias manos; éstos fueron entregaron como obsequio en recuerdo del músico cañadense. Se esbozaron escritos de Oliverio Girondo, su autor preferido, y por último se liberaron globos al cielo; como símbolo de libertad y niñez representando, hilos y barriletes. Hoy descansa junto a su padre en el cementerio de nuestra ciudad. Siempre estará en nuestros corazones y en nuestras canciones. ¡Hasta siempre… Tato Garabato!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario... bienvenido a nuestro sitio... te esperemos pronto... y seguimos en contacto.

INVESTIGACIÓN DESTACADA

SPECCLER LLC: LA EMPRESA OFFSHORE DE LA INTENDENTA "K" DE CAÑADA DE GÓMEZ

Se creó en febrero de 2010 en Miami - Florida, Estados Unidos; la compañía fue dirigida por la intendenta de la Municipalidad de Cañada de ...

Una Foto y Un Mensaje

Una Foto y Un Mensaje
Para que recorra el mundo...

VIVIANA PELLIZA - MANDATARIA NACIONAL