miércoles, 5 de octubre de 2016

EX MILITANTE DE LA CÁMPORA CAÑADENSE REVELÓ EXTORSIONES PÓLITICAS Y PROPUESTAS ILEGALES DEL CLERICISMO

Un ex integrante de la agrupación kirchnerista “La Cámpora” de Cañada de Gómez describió para este medio cómo sus líderes y funcionarios del gabinete de Stella Clerici prometían dinero y puestos de trabajo a cambio de votos y propaganda. (Primera Parte).

Por Emanuel N. Soverchia

  Un joven cañadense que integró “La Cámpora”; desertó de la agrupación porque según testimonio; sus propios líderes intentaron engañarlo ofreciendo dinero destinado a un proyecto para luego intentar quedarse con parte de éste. Reveló que altos funcionarios prometían puestos de trabajo por lealtad a Clerici. En dialogo con este militante, que por su propio pedido mantuvimos reservada su identidad por miedo a represalias.

-¿En qué agrupación política de Cañada de Gómez militaste?
-Estuve en La Cámpora...  hasta que me quisieron cagar…

-¿En qué año comenzaste a militar en La Cámpora  de Cañada de Gómez?
-En el año 2013 empecé a militar en la agrupación.

-¿Quién o qué te llevo a militar en La Cámpora?
-La verdad fue por decisión propia, fui porque se decía que se ayudaba bastante a la gente.

-¿Te acordás de los nombres de tus compañeros de La Cámpora?
Me acuerdo algunos. En realidad eran pocos,  siempre los mismos,  los que yo llamo la "militancia obligada". Luciano Bigoglio,  Belén Morán,  Silvina Arce,  Alejandra Scodelari. Eran los que conducían el grupo básicamente,  tenían contacto directo con la intendenta (Stella Clerici). Y había más personas pero no eran regulares. Normalmente se los llamaba para hacer bulto en los actos.

-¿Esos militantes que nombras siguen estando en la agrupación?
-Por lo que tengo entendido; la agrupación se disolvió;  la Unidad Básica, que la intendencia había alquilado no se le dio más uso. Esa gente pasó a ser militantes de la intendenta.

-¿Tiene nombre la agrupación actual?
-La verdad que no se...

-¿Qué tipos de actividades hacían concretamente?
-La verdad que era puro verso,  no se realizaba ninguna actividad. Sólo campaña política. Y viajes a los actos del gobierno nacional. Muchas veces hubo reuniones pero nada se concretó.

-¿Los militantes eran pagados?
-No, no...  Por lo menos yo no me vi beneficiado en nada...

-¿Y los líderes de La Cámpora?
-Ellos sí consiguieron afianzarse en puestos de trabajo en la Municipalidad;  bajo contrato,  que valga la redundancia;  los mantenía obligados a seguir estrictas órdenes de la intendenta y sus súbditos. Bigoglio (Luciano) se apartó de la municipalidad y logró meterse en la generadora de industria en Las Parejas. Que dependía directamente de la Nación.

-¿Cuáles eran o siguen siendo los puestos dentro de la municipalidad de estos líderes que nombras?
-Morán (Belén) está en la Oficina de Tránsito,  Arce (Silvina) está en Acción Social y Scodelari (Alejandra) está en el NAC (Núcleo de Acceso al Conocimiento).

-¿Cómo se financiaba La Cámpora local?
-Nunca estuve en ese tema. Pero por ejemplo el alquiler de la Unidad Básica se pagaba con plata de la municipalidad. Lo demás no sabría decirte.

-¿Sabes cuánto pagaba la municipalidad por el alquiler de la Unidad Básica?
-Ni idea. Nunca me metí en esos asuntos…

-¿Dónde estaba la Unidad Básica de La Cámpora en nuestra ciudad?
-Lavalle entre Colón y Ayacucho. No recuerdo bien el número.

-¿Querés contarnos tu experiencia en La Cámpora de Cañada de Gómez?
-Yo arranque a militar pensando en ayudar a la gente que realmente lo necesitaba;  nunca con la intención deconseguir algún beneficio propio,  ya sea un puesto de trabajo (por acomodo)  o algún tipo de ayuda económica. Todas las actividades que se habían planeado mientras estuve yo presente,  nunca se concretaron,  solo viajes a los actos. Nunca presencié ningún tipo de ayuda hacia la gente más necesitada. Se planeaban muchas reuniones,  asistían diputados y otros políticos de la zona pero nada se concretó.

-¿Qué políticos asistieron a las reuniones, te acordás?
-Me acuerdo puntualmente,  una reunión,  en la que estuvo Marcos Cleri, Diego Mansilla (ambos de Las parejas),  y todo el grupo político de la Municipalidad de Cañada de Gómez.

-¿Cuál era el motivo de aquella reunión?
-El propósito de la reunión fue la inauguración de la Unidad Básica de La Cámpora de Cañada de Gómez.

-Contanos; ¿por qué decís que te quisieron “Cagar”?
-Yo quedé sin trabajo;  nunca les pedí nada a ninguno de ellos,  pero llega una propuesta a mí;  la cual consistía en un plan para comprar herramientas y/o maquinarias para tu propio emprendimiento. El dinero que figuraba en el plan,  era una ayuda económica por un total de $150.000 (ciento cincuenta mil pesos)

-¿Quién impartía ese PLAN?
-Ese plan llegaba por parte de la generadora de industria.


-¿Estás queriendo decir que llegaba por parte de la oficina de Industria en Las Parejas, manejada por Luciano Bigoglio?
-Exactamente. Entonces me explicaron que tenía que hacer una carpeta en forma de expediente,  detallando mi proyecto para una suerte de concurso. Dicho expediente me lo iban a facilitar ellos, lo cual haría casi seguro que saliera mi proyecto.

-Pero eso es fraude…

Ahora viene lo “cómico”, me dieron una idea de lo que podía proyectar,  lo que podía emprender...  Pero las ganancias tenían que ser compartidas.  Pero eso no es todo,  de los $150.000,  solo iba a recibir la mitad,  porque eso decantaba en el camino. Yo tenía que firmar por $ 150.000,  pero solo iba a recibir la mitad.

-¿Y la otra mitad del dinero donde quedaba?
-La otra mitad, sinceramente no se quien se la repartía. Eso se la quedaba algún ministro o algunos ministros.
-¿Ese dato es fehaciente o solo es una suposición tuya?

-Es posta... Me lo dijeron de ante mano.
-¿Te dijeron que esa mitad se la quedaban los ministros?
Me dijeron textualmente: “Del total del dinero solo vas a recibir la mitad,  porque va decantando por el camino...”O sea que la otra mitad quedaba en algún político.

-¿Cómo continuó este tema del proyecto que te habían ofrecido?
Obviamente dejé todo en la nada,  no hice ningún expediente ni nada por el estilo...  No iba a ser parte de ese plan. Y desde entonces corte todo contacto.


-¿Ese día te fuiste de la agrupación?
Exacto...  No iba a ser parte de eso...


-¿Qué pasó con La Cámpora local?
-Se disolvió todo. Los que estaban en La Cámpora,  esos pocos de la militancia obligada pasaron a ser clericistas y se siguen beneficiando.


-¿Cómo se formó La Cámpora local?
-La verdad que eso no se... Pero más que seguro la intendente la hizo formar,  porque eran todos militantes de su grupo, y están obligados a hacer lo que les ordene; por su condición de contratados.

-¿Podés hablarme de los actos a los que asistían?
-No asistí a muchos actos porque había actitudes que no me cerraban. O sea, no tenían nada que ver con el objetivo que me habían dicho,  en vez de ayudar a la gente,  parecíamos una hinchada de futbol. En los actos grandes,  había gente a cargo de la organización que te obligaban a cantar,  a saltar… Era una barra brava prácticamente.

-¿Qué hacían en los actos; como viajaban?
-Normalmente nos posicionábamos en el lugar que nos asignaban;  que siempre era frente al escenario,  y ese lugar era de La Cámpora y nadie más...  Un 20 de junio en Rosario,  otra agrupación se coló en nuestro lugar y los sacaron a trompadas, los encargados de la organización,  serian el equivalente a los jefes de Barras bravas. O sea,  es algo que me quedó grabado.  Si supuestamente todos tiraban para el mismo lado,  no había necesidad de usar la violencia. Y viajábamos en colectivos alquilados por La Cámpora...  Totalmente gratis.

-¿Stella Clerici se reunía con La Cámpora cañadense?
-Solo cuando necesitaba,  por ejemplo para las campañas,  o para que asistamos a algún acto.

-¿Le exigían que voten a Stella Clerici?
-Sí, sí; claro que eso quería. Ahí es donde más se notó la “militancia obligada”.  Yo creo que los apretaban por el lado laboral,  ya que la mayoría son contratados. Todo el mundo tenía miedo de perder el laburo.

-¿Les prometían algo a cambio del voto?
-Prometían trabajo,  puestos a todos lo que no somos municipales,  jugaban con nuestra suerte de desempleados. Éramos varios jóvenes que no teníamos trabajo.

-¿Quiénes prometían los puestos de trabajo?
-Ellos directamente...  Yo he hablado con Carina Mozzoni muchas veces y Stella (Clerici) hacia lo mismo por su lado. Tocalli (Juan Carlos) era otro que prometía puestos. Troiano (Germán) era otro… Y presionaban a los contratados a esforzarse más por la campaña.

Fuente: Periódico Libre "La Imprenta" de Cañada de Gómez
Fotos: Facebook La Cámpora Cañada de Gómez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario... bienvenido a nuestro sitio... te esperemos pronto... y seguimos en contacto.

SEGUINOS EN FACEBOOK