sábado, 11 de febrero de 2017

PERIODISMO O PROPAGANDA

Parafraseando a la legendaria obra del controversial maestro sanjuanino; en una especie de parodia de su cuestionada “Civilización o Barbarie”, como dicotomía de las clases y razas; en este caso la dualidad para no decir enfrentamiento, se basa tácitamente en los intereses de los medios de comunicación.

Por  Emanuel N. Soverchia

El cuarto poder, así llamado por quienes temen a perderlo; es una herramienta precisa a la hora de informar, criticar y denunciar; pero para aquellos cortos personajes de la política mercantilista, los gobiernos corruptos y déspotas los medios son únicamente un aparato de propaganda y personalismo, que denota evidentemente su frustrados intento de ser líderes a través de la simpatía de los ciudadanos por absoluto carisma; sino por el clientelismo que los perpetúa en sus puestos públicos.

Comenzamos este 2017 con las expectativas de que los trabajadores de prensa, comunicadores, periodistas, propietarios y directores de los distintos medios de comunicación de la ciudad tengan como único objetivo la libertad de prensa, y la libertad de expresión, mancomunando la labor más loable que puede existir, la de hacer periodismo; pero no propaganda.

No descartamos que es un trabajo que genera ingresos, para sustentarse y continuar activo; por el contrario, estamos convencidos que el periodismo debe ser recompensado con el pago a sus trabajadores, y la sustentabilidad de sus creadores; pero no compartimos en lo más mínimo, que se utilicen los medios para solventar los intereses económicos de los grupos políticos, aferrados como garrapatas al proselitismo más vil. Por eso, este año, enarbolaremos más que nunca la libertad de prensa como estandarte, repudiaremos más que nunca la persecución a los periodistas libres; el abuso de poder y las nefastas operaciones mafiosas del aparato gubernamental, que mancha la tan prestigiosa institución, que no es nada más ni menos que la representación de los ciudadanos.
 
Cuando un medio de comunicación responde en vez de preguntar, cuando se muestra servil y partidista a cualquier tipo de poder; no se puede llamar periodismo, porque la nobleza del periodista se basa en la credibilidad, la honestidad, la bondad, la ética y la moral de las bases del periodismo. De lo contrario sólo podemos esperar de un periodista obsecuente, no más que propaganda, mentiras y ocultamiento de los hechos reales.

¡Buen comienzo de año para todos nuestros lectores, amigos y auspiciantes!
Gracias por darnos alas… y permitirnos equivocarnos para aprender…

Nota editorial del Periódico Libre "La Imprenta" de Cañada de Gómez - Edición de enero 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario... bienvenido a nuestro sitio... te esperemos pronto... y seguimos en contacto.

SEGUINOS EN FACEBOOK