miércoles, 10 de mayo de 2017

EL INFIERNO QUE VIVIÓ UNA MUJER TRAS UNA CONSULTA CON SU GINECÓLOGA EN EL HOSPITAL DE LAS ROSAS

Marisa es una vecina de la ciudad de Las Rosas (Santa Fe). Hoy tiene 54 años y vive con 3 hermanos, de los cuales 2 son jubilados y una hermana obrera. En el año 2015 fue a una consulta ginecológica y su vida terminó siendo un infierno; tras caerse de la camilla en mal estado su cuerpo quedó paralizado, y hasta perdió el habla. Un año después recién fue operada aunque le quedaron secuelas. Según su relato sufrió desidia y abandono de persona por parte de los profesionales del S.A.M.Co de esa localidad. En la actualidad este caso está en la justicia y  ahora Marisa decidió contactar a nuestro medio para narrar en detalles el calvario que tiene que vivir desde aquel momento.

Por Emanuel N. Soverchia

En una entrevista exclusiva con “La Imprenta” Marisa Moyano decidió contar su desgarradora historia ante un medio de comunicación para que; según sus propias palabras en referencia a su terrible testimonio, “no haya otra Marisa Moyano…”

Marisa Moyano
-Marisa, contanos tu historia, por favor…
-M.M.: Paso el 28 de diciembre 2015 a las 9:40 en el Sanco (Hospital) de Las Rosas. Voy a una consulta ginecológica con la Dra. Juliana Garro y ya acomodada en la camilla para ser revisada cuando me acuesto se desprende el cabezal porque  le faltaba un tornillo y yo caigo para atrás, doy como una tumba carnero… Se me paraliza el cuerpo como cuando te anestesian para sacarte una muela desde el cuello a los pies .ella me pide que me levante y yo no puedo va a buscar ayuda me ponen en una tabla y me llevan a rayos y me hacen placas y me diagnostican fractura de clavícula derecha a mí me dolía el cuello y las manos .me ponen suero y le avisan con mi celular a mi cuñada y  a mi hermana que vayan que yo tuve un accidente. A todo esto cuando me están haciendo las placas  la Dra. Garro va con el cabezal y dice que se salió porque  no tenía el tornillo cuando el hierro que engancha el cabezal con la parte de las patas de la camilla se corría ellas le daban una patada y lo encajaban.

-¿Qué sucedió luego?
-M.M.: Me trasladan al Hospital Centenario (Rosario) para una TAC voy con médico y mi hermana allá estaba mi hija esperándome iba con suero y zonda. En el Centenario me hacen la tac y no sale que tenga nada roto me saca suero y zonda y yo gritaba del dolor de las  manos y me dicen que me traen a mi casa yo ya había recuperado la sensibilidad del cuerpo menos de las manos. Una Dra. de guardia dice que me lleven al Sanco a internarme; yo tenía electricidad en el cuerpo; me ponen un calmante fuerte  y me va a cuidar mi cuñada. Yo me tenía que levantar como podía al baño porque como estaba gorda algunas enfermeras aducían que no podían ayudarme porque les hacía mal la columna. Yo no podía sentarme ni higienizarme, nada. Todo me lo hacían mi familia y amigos me daban de comer en la boca…
 
-¿Y las autoridades del Samco de Las Rosas  como reaccionaron?
-M.M.: Viene el que por entonces era director Pablo Ibañez y me da ibuprofeno paracetamol y diocepan. No tenía ni vía ni zonda ni nada. El 30 viene y me dice que como no tengo nada me da el alta con esa medicación y que no esté rompiendo las pelotas cada 3 horas llamando las emergencias yo no daba más del dolor llamo a ni hermano me va a buscar a las 12hs no podía subirme al auto. Estuve así un solo grito y era una tortura levantarme de la cama para ir al baño.

-¿Te dijo literalmente que “no rompas las pelotas”?
-M.M.: Sí. El 31 yo gritaba del dolor  viene una amiga y me va a buscar un calmante inyectable a la Farmacia y le venden l9.mas fuerte que pueden sin receta me ponen la inyección me baña mi hermana y no me calma nada el 1 me pongo la otra y nada mi hija que es abogada me dice mama yo llamo la emergencia llama al hospital atiende el director y le dice yo sabía que iban a estar rompiendo las pelotas x la ambulancia y ahí mi hija le dice de todo y él le dice que lo llame doctor y que si quería la carpeta médica que vaya y la haga ver con un abogado y mi hija le dice bueno no necesito ningún abogado porque yo soy abogada y me llama doctora ahí él dice que me prepare que en 15 minutos me buscan

-No se puede creer... ¿Cómo continuó la situación?
-M.M.: Me internan; yo estaba descontrolada del dolor me colocan una nubaina y ponen una vía y zonda; el director nunca que vino a verme me atendían los de guardia. Mi hija empieza a pedir una resonancia y nada… el lunes estaba a cargo de la internación el actual director Alejandro Luna; iba y me revisaba y nada… un día va y ve que la mano donde tengo la vía estaba morada y me pregunta si tengo reuma renio o algo así, mi hija le dice que  no, y es cuando me arranca la vía y pide una electromiografía. Me la hacen en el SIC de Cañada de Gómez; yo iba un solo grito; me acompaña mi prima. La doctora que me hace el estudio no podía creer que me haya pasado lo que me pasó. Perdón antes de la electromiografía mi hija saca esas fotos y le dice a un médico de guardia si  habían visto como estaba ahí me ponen inyecciones anticoagulantes. Yo no quería hacer juicio…

-¿Y qué hiciste en ese momento?
-M.M.: El Dr. Luna me da el alta sin diagnostico; a la semana de internada vuelvo a mi casa con el mismo dolor, y ahí me mandan a hacerme la electromiografía. El 25 de enero vuelve de las vacaciones, la Dra. Erna Schitlin y ahí ella entra a desesperarse para conseguir que me hagan una resonancia por zona. Nos toca el Provincial o el Centenario, pero el resonador del Centenario estaba roto hacia como 8 meses; ella consigue que me lo hagan el Baigorria; pero era una fecha lejana y entonces pide por favor que sea antes; me consigue para el 17 de febrero. La resonancia da que tengo afectada de la 2 a 7 vértebra cervical con un infarto medular.

-¿Cuál fue la reacción de esa Doctora?
Ella empieza a buscar urgente un neurocirujano. Me consigue turno a fines de febrero con uno en el Hospital Centenario; cuando éste ve la resonancia, se desespera y empieza a buscar para internarme. No había cama, él se iba de vacaciones todo marzo y me deriva a otro (medico) Vamos otra vez y el que me atiende me dice que era grave, pero que tenía que esperar 2 años porque había casos tan o más graves que el mío… Por medio de la Dra. Erna y el Dr. Corchuelo consiguen que me atiendan en el Baigorria, los doctores Valdez y Beccaccese. Me dicen que tiene que operar pero tenía problemas de tiroides; pasan 10 meses… “acá bien gracias…” salvo la Dra. Erna que me consigue la medicación y todo. Un día va una amiga, de la Dra. Garro y ella dice: “está bien la camilla y que no me vaya a pasar como a Marisa”;  y ella dijo que me paso porque me eché. Mi amiga le cuenta a mi hija y ahí iniciamos acciones penales…

-¿Y vos que acciones tomaste?
-M.M.: Ya estaba de director Luna, a quien le mando una carta y me contesta con una carta certificada, que nunca estuve ahí y nunca me atendieron; niega todo. Yo a todo esto tuve que poner alguien que me atienda.

-¿Qué pasó con tu historia clínica?
Me operan el 22 de diciembre de 2016 en Baigorria. 10 horas de cirugía me ponen 3 placas 12 tornillos 4 o5 clavos y me reemplazan una vértebra el 26 allanan el hospital y retiran mis historia clínica. El 27 me operan de nuevo porque al pasar mucho tiempo la columna cicatriza mal y unos de los tornillos no engancha bien otra vez 7 horas de cirugía. Fue un año de padecer, sin mover mis manos; me tenían que  hacer todo. Mis abogados pidieron el protocolo quirúrgico al Baigorria; lo entregaron enseguida. Y quede con problemas en las manos; no tengo sensibilidad ni fuerzas; no puedo cortar la carne ni abrir una botella; ni sostener nada por la lesión medular. Si ellos  me hubiesen hecho operar enseguida particular yo no hubiese iniciado juicio. Tengo un montón de testigos que avalan lo que digo. Ahora está la historia clínica con el médico legista me hago rehabilitación con kinesiólogo y fonoaudióloga.

-¿Fonoaudióloga? ¿Perdiste la capacidad del habla?
-M.M.: Sí; porque al cicatrizar mal la columna, las placas rozan levemente el esófago y las cuerdas vocales. Me ahogo cuando tomo líquido; además los médicos que me operaron no entendían cómo tengo la columna toda lesionada y caminaba. Esa es mi historia estoy re depre tengo estados de pánico. Me arruinaron mal la vida en un año me robaron 10 años. Yo trabajaba bien. Vivía; ahora sobrevivo…


-¿Cómo está caratulada la causa?
-M.M.: Abandono de persona. Además toda la historia clínica truchada…

-¿Estas queriendo decir que falsificaron la documentación?
Yo estaba como un potus (planta) en la cama y la psicóloga puso que cuando ella venía con un medico yo hacía movimiento acróbatas y eróticos. Sí la única que no miente fue la ginecóloga que en el informe pone porque no me revisa


-¿Queres decir algo más, Marisa?
-M.M.: Si la Dra. Erna  no trabajaría ahí yo estaría todavía tirada. Y el senador Cornaglia me ayuda. Yo perdí mis ahorros… todo.

-¿Cómo hacés para sobrevivir?
-M.M.: Yo soy tarotista hacia comidas los fines de semana. Vendía ropa, tejía. Me las arreglé siempre para atender acostada porque tuvimos que poner una chica que me atienda limpie lave

-¿Podes pararte hoy en día o necesitas estar acostada?

-M.M.: Me levanto pero mucho no puedo hacer hasta no terminar con la rehabilitación. Y me lo paso en cama re depre.  No sabes las noches sin dormir x el dolor y pensar en terminar con este calvario. Sí tengo que ser honesta porque siempre que venían las emergencias los médicos muy bien .y eternamente agradecida a Erna Schitlin y al Dr. Diego Corchuelo, que gracias a que él es pasante de neurología en el Baigorria, me operaron ahí. Y a dos excelentes profesionales y sobretodo seres humanos como el Dr. Valdez y el Dr. Beccaccese. Que no hay palabras para agradecerles. No quiero que por negligencia y por miedo al que digan, haya otra Marisa Moyano.

Fuente: Periódico Libre "La Imprenta" de Cañada de Gómez

1 comentario:

  1. Es terrible ver el desprecio por la vida en los hospitales. Fuerza Marisa

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario... bienvenido a nuestro sitio... te esperemos pronto... y seguimos en contacto.

SEGUINOS EN FACEBOOK